CAT | GER | ENG | ESP

La bodega

pedresA finales del siglo IXX la filoxera arrasó la viña del continente europeo, siendo en 1872 cuando llega a Catalunya. La familia Roig tuvo que ir a trabajar a las vecinas viñas del Rosellón para poder ganarse la vida y conseguir recursos para empezar a replantar sus propias viñas otra vez a partir de 1890.

Rápidamente se encontró una solución a la plaga utilizando cepas más resistentes. Las especies que producían más calidad ya crecían localmente en Francia y España. Se injertaron cepas americanas más resistentes y se plantaron para renovar la producción de vino. La familia Roig trajo de Francia los injertos de Cariñena (también llamado Carignane en Francia o Samsó en Catalunya), que aún cultivamos hoy. Las primeras plantas datan de 1890. Este legado se ha preservado hasta hoy con esfuerzo y perseverancia para transformar esa uva en el equilibrado y auténtico vino que ahora os introducimos.

Roig Parals ha modernizado aquella empreneduría de nuestros antepasados en las viñas y en la bodega para continuar la tradición familiar. El cultivo orgánico y sostenible nos ayuda a conseguir una fruta de máxima calidad, donde en el resultado final se refleja el origen de este vino: el Empordà y las variedades autóctonas.

Este es el resultado de muchos años de dedicación y respeto a la tierra y al trabajo de nuestros antepasados.